Soy Anita, una entrerriana de treinta y pico que dejó su nido para ir a la gran ciudad y la vida la trajo a las sierras cordobesas. 

La paciencia con los demás me caracteriza y también dicen mis amigas que, en el diseño, voy al grano, soy práctica y muy clara. Para el resto de la vida tengo mis tiempos! 

Mi relación con el diseño no siempre fue igual. Nací en un pueblo, en una casa normal, eso sí, siempre limpia y prolija, pero sin lujos. Pero porque digo la palabra lujos? porque siempre hemos creído que el diseño era para un cierto nivel socio económico y vengo a decirte que no es así. El diseño es una herramienta para mejorar la calidad de vida de todos los seres humanos en todos sus ámbitos.

Cuando vivía en Entre Ríos era de la que estaba mas en casa de sus amigas que realmente en mi propia casa. Cuando me mudé a Buenos Aires, me pasó igual. Al no sentirme "en casa", huía. no me creaba rutinas ni hábitos, simplemente no podía. Era la que iba a estudiar a la casa de sus compañeras, visitaba a todos los parientes. Salía de la facultad y en vez de volver a casa iba a visitar a algún tío en la capital.

Por qué te cuento todo esto? porque como todo estudiante del interior, viví siempre en casas de tíos o pensiones, sin un lugar "propio", sin saber donde estaría en unos meses. Y así fue, seis meses acá y otros seis allá. Tan así fue como me sentí de desterrada que fueron pasando los años y, ya viviendo en una casa con mis cosas, me costó sentirme "en casa". Claro, era joven y todavía no sentía ese estado de pertenencia en el cuerpo. A tal punto fue mi desarraigo que, jamás terminaba de desarmar las cajas que venían conmigo en las mudanzas, por el hecho de no saber cuando debía volver a armarlas y partir. Como si tuviera eso guardado en el cuerpo de cierta manera.

En un momento, vivimos en casa de mis suegros porque ellos vivían en el exterior, pero esa no era mi casa. No me gustaba invitar amigas, organizar cumpleaños, no la sentía mía. La próxima etapa fue alquilar, tener nuestro lugar... fue mejorando mi sentimiento hacia el hogar, ya invitaba a mi familia a que se quedase a dormir cuando venían de visitas. Pensá que todo esto transcurrió mientras estudiaba una carrera, cambié a diseño, estudié, me recibí y ya como diseñadora seguía sintiendo todo esto.

De alquilar, pasamos a comenzar a construir nuestra propia casa, nuestro hogar. Para poder construir y estar cerca de la obra que seguimos nosotros mismos, nos mudamos a un par de casas. Día a día veía el avance, tomaba fotos cada mañana al irme a trabajar y a la tarde al volver. Caminaba entre los cimientos, sintiéndola cada vez más cerca.

En seis meses quedó lista, pues nos mudamos! un 25 de mayo hicimos la mudanza con lo que veníamos trayendo de nuestras vidas anteriores, como la mayoría, como vos! Comenzamos a terminar los detalles, los pendientes, eso que lleva tiempo pero que tranquilamente te permite disfrutarla. Pasaron meses, llegaron las vacaciones, año nuevo del 2014 y tomamos la decisión, después de analizarlo en profundidad por temas de inseguridad, nos mudamos a Córdoba! Si! leíste bien! un 3 de julio del 2014 cargamos el camión y nos mudamos!.

Ni te cuento lo difícil que es como diseñadora dejar tu propio diseño incompleto. Cada centímetro cuadrado diseñado. Esa era "mi obra maestra" (nuestra obra maestra) y la tuve que dejar ir. Fue doloroso.

Nos mudamos en pleno invierno serrano a una casa que nos encantó, pero no era la nuestra, no tenia las comodidades que tenía la nuestra. Apenas si tenía 3 enchufes en todo el living comedor cocina y estaban en cualquier lado, incómodos e inaccesibles! Si me acordaré de esos enchufes!. Estuvimos 15 días ordenando todo lo que trajimos, la casa completa porque la casa de Buenos Aires la habíamos dejado alquilada, así que imaginate!.

Tu pregunta debe ser: cuándo comencé a interiorizarme por el diseño: en 2005, cuando me vi trabajando con mi actual marido entre telas y tapizados. Eso me llevó a estudiar Diseño de Interiores en ABM Instituto Superior de Diseño de Interiores, una casa de estudios que amé y amo. Siempre me gustó la parte creativa, el arte, dibujar y si tengo que ser realmente sincera, jamás pensé que se podría vivir de una carrera artística. Antes de estudiar diseño, estuve a nada de anotarme en la carrera de Fotografía profesional, que sigo amando e intento siempre tenerla presente para mi trabajo, de manera autodidacta.

Con los años y como verás, muchas mudanzas, descubrí lo importante que es "sentirse en casa" a salvo, contenta, en paz. Es raro pensarlo, una diseñadora que no se siente a gusto en su casa? una locura!, pero te cuento que hay muchos factores internos que nos llevan a sentirnos así, hasta el punto de enfermar de hipertoridismo, comenzar un camino nuevo y 3 años después, sanar. Cambiar el chip costó y fue lo que me ayudó a cambiar mi interior completamente.

Mudarme muchas veces me enseñó a buscar la mejor manera de sentirme en casa. Me costó, si! me costó años, mudanzas y provincias!

Creo que el diseño fue la herramienta que me ayudó a mejorar la calidad de mis días y es por eso que mi misión es inspirarte para que comiences a mejorar tu hogar y así sentirte mejor, porque todo comienza por casa y estpa dentro tuyo, donde vayas. El diseño pensándolo como un medio no como un fin, porque una casa está en continuo movimiento, como nosotros, es así de simple. No se termina, es más, muta, se transforma y crece junto a nosotras.

Hoy en día es fácil inspirarse, si! la tecnología ayudó en todo ese proceso, pero los miedos son los mismos. La necesidad de sentirte a salvo, sentirte en casa no es algo que puedas transformar con sólo mirar fotos y llenarte de revistas de decoración. Lamento decirte que no. Para sentirte en casa falta justamente eso, sentir. Sentir qué queres, cómo lo queres disfrutar, con quiénes. Todo esto es posible llevándolo a la acción, es la única manera: haciendo el diseño realidad.

Es por eso que quien me deja entrar en su casa, me está dejando entrar en su vida. Conocer quién vive los espacios es para mí, el regalo más lindo que pueden darme además de su tiempo y su confianza.

Una forma de ayudarte es con mis asesorías personalizadas, donde no solo diseño por vos sino que tengo como objetivo mayor, enseñarte a disfrutarla y a vivirla a tu manera!

Puede tomar menos o más tiempo (como me pasó a mi dedicándome al diseño). Los cambios siempre vienen desde adentro y cuando una está preparada, las personas indicadas para ayudarnos, aparecen.

Quiero agradecerte por estar hoy acá y pensar en mi para comenzar a transformarte vos y tu hogar!